Attention: open in a new window. PDFPrintE-mail

-Visitas domiciliarias

El equipo interdisciplinario de Cuidados Paliativos, integrado por médico, enfermero, tanatólogo, trabajador social, acuden al domicilio del paciente y realiza una primera visita de diagnóstico.



El médico algólogo-paliativista:

Revisa el estado físico del paciente, nivel de dolor y síntomas e indica el tratamiento paliativo a seguir.

Elabora un plan personal de atención y conforme avanza la enfermedad, realiza las modificaciones necesarias, de acuerdo a los síntomas que se van presentando.

Explica de manera clara y oportuna los procesos que está viviendo el paciente y los probables síntomas que se presentarán.

Procura disminuir la angustia que produce el desconocimiento a lo que puede suceder y el temor de no saber qué hacer en su momento, evitando el traslado del paciente a la sala de urgencias del hospital.

El enfermero paliativista:

Revisa el estado físico del paciente y realiza las curaciones pertinentes.

Capacita al paciente y a su cuidador principal en las medidas necesarias de higiene, hidratación, nutrición y movilidad para evitar el deterioro físico prematuro del cuerpo del enfermo.

Entrena al paciente y a su cuidador principal en la administración de los medicamentos.

Verifica que se sigan las indicaciones del médico.

Da seguimiento a la evolución de la enfermedad y reporta al médico cualquier cambio.

El psicólogo y/o tanatólogo:

Detecta el estado emocional en que se encuentra el paciente y su familia ante el impacto que representa ser o tener un enfermo terminal.

Ayuda al paciente y a su familia a reconocer las emociones y aceptar la enfermedad terminal.

Fomenta el diálogo entre paciente y familia, procurando reforzar los lazos familiares y ayudando a concluir sus pendientes emocionales.

Proporciona soporte y acompañamiento durante todo el proceso de la enfermedad y los apoya en la etapa de duelo. Después del fallecimiento se brindan terapias de duelo en el consultorio de la institución.

El trabajador social:

Elabora un estudio socio-económico para determinar la situación financiera del paciente, y con base en éste se establece la cuota mensual de recuperación.

Realiza un familiograma para conocer las fortalezas y debilidades de la familia del paciente.

Detecta las necesidades de apoyo y busca redes en la comunidad.

Orienta al enfermo sobre los trámites necesarios para elaborar su testamento.

Informa de manera anticipada los requisitos legales para obtener el certificado de defunción.